¿Necesita ayuda?

Vino Amontillado Marqués de Poley 1951

Toro Albalá · 8421319511513

Disponible

Amontillado de añada presentado en botella de 75 cl. Variedad 100% Pedro Ximénez. Producción limitada, consultar su disponibilidad.

Special Price 159,00 €

IVA INCLUIDO

Whatsapp699 26 26 25

¡Comparte este producto!

Una de las joyas de Toro Albalá, un amontillado de añada. Tardó unos siete años en perder el velo de flor y hasta su embotellado ha tenido una crianza oxidativa en el tradicional Sistema de Criaderas y Soleras. Recibió 95 puntos Parker y Luis Gutiérrez, el catador de The Wine Advocate en España, donde reseñó que se trata de un amontillado "diferente, balsámico, con un final levemente amargo y alquitranado".

De color caoba, con marcados tonos dorados. Como los amontillados, encontramos un principio en nariz de vino algo dulce, intenso con notas de nueces, avellana tostada, infusión de camomila y algo de trufa blanca como tierra del terroir, un recuerdo al final del Fino.

En boca, es claramente un vino seco, equilibrado aún con 21% de alcohol. Salino y amargo al final, graso en boca, persistente hasta el final con un efecto retronasal a cacao, almendra y recuerdo al fino con miga de pan.

Maridaje:

Carne de cacería y rabo de toro es su perfecto acompañamiento, pero no dejamos atrás un plato europeo como el civet de liebre con frutas rojas y manzanas. Su plato lucirá aún más exquisito con una copa de montillado.

El amontillado es el resultado de la crianza oxidativa, procedente del fino con la flor, al paso de décadas se ha ido oxidando hasta llevar un carácter intenso y juvenil a la vez, no deja de ser el rey de los vinos nuestros.
Su conservación es indefinida, mejorando con el tiempo incluso abierto. Conservar en un sitio seco y fresco.

Temperatura de Servicio: 10 °C - 12 °C

Bodegas Toro Albalá nace en el corazón de la campiña cordobesa en el año 1922. Es la historia de un pequeño agricultor, José María Toro Albalá, que tuvo la genial idea de guardar vinos viejos para la creación de joyas enológicas destinada a los paladares más exigentes. Una filosofía que supo implantar en los valores familiares y que aún se conservan.

Un cambio generacional en los años 60 de la mano del enólogo Antonio Sánchez hace que la marca tome personalidad propia. A partir de entonces, se apuesta por recuperar los tesoros de crianza y las tradiciones en el mundo del vino.

Toro Albalá mantiene la calidad de siempre y el sabor clásico. Su especialidad son los amontillados muy punzantes y los Don P.X insuperables.

0 opiniones de Vino Amontillado Marqués de Poley 1951

Escribe tu opinión

Para escribir un comentario de un producto debes haberlo comprado antes. Los campos con asterisco son obligatorios. *

1 2 3 4 5